Lleva meses circulando en inglés, alemán y español un estimulante texto anónimo que hace un recorrido por algunos de los más complejos momentos del siglo XX.

Se desconoce quién es el autor verdadero del texto, que lleva meses circulando por las redes sociales. Algunas de las primeras versiones aseguran que es un texto traducido del alemán. La versión alemana más antigua de la que tenemos conocimiento es la de Luc de Witte, publicada el 17 de mayo. Sin embargo, el propio de Witte ha confirmado no ser el autor original.

Quizás no importe quién es el autor, sino la posibilidad de mirar hacia atrás, imaginar otros tiempos (no tan lejanos) y poder reflexionar sobre lo que andamos viviendo hoy en día.

Te dejamos la versión completa del texto para que puedas leerlo y reflexionar:

“Imaginate por un momento que hubieras nacido en el año 1900…

Cuando tenés 14 años comienza la Primera Guerra Mundial y termina cuando tenés 18, con un saldo de 22 millones de muertos.

Poco después aparece una pandemia mundial, la gripe española, matando a 50 millones de personas.

Vos estás vivo y con 20 años.

Cuando tenés 29 años sobrevivís a la crisis económica mundial, que comenzó con el derrumbe de la Bolsa de Nueva York, ocasionando inflación, desempleo y hambruna.

Cuando tenés 33 años, los nazis llegan al poder.

Cuando tenés 39 años, comienza la Segunda Guerra Mundial y termina cuando tenés 45 años, con un saldo de 60 millones de muertos.

En el Holocausto mueren 6 millones de judíos.

Cuando tenés 52 años, comienza la guerra de Corea.

Cuando tenés 64 años, comienza la guerra de Vietnam y termina cuando tenés 75 años.

Una persona nacida en la década del 80, piensa que sus abuelos no tienen la menor idea de lo difícil que es la vida, Sin embargo, han sobrevivido a varias guerras y catástrofes.

Hoy nos encontramos con todas las comodidades en un mundo nuevo, en medio de una nueva pandemia.


La gente se queja porque por varias semanas se deben quedar encerrados en sus casas, teniendo electricidad, celular, comida, agua caliente y un techo seguro sobre sus cabezas. Nada de eso existía en otros tiempos. Pero la humanidad sobrevivió esas circunstancias y nunca perdieron su alegría de vivir.

Hoy nos quejamos porque tenemos que usar barbijo para entrar a los supermercados o cualquier otro negocio. Un pequeño cambio en nuestra perspectiva puede obrar milagros. Vamos a agradecer vos y yo que estamos vivos, y vamos a hacer todo lo necesario para protegernos y ayudarnos mutuamente.”