Dar las gracias va mucho más allá de pronunciar las palabras: tiene efectos positivos en tu bienestar físico y mental. Vale la pena ser agradecido. A continuación te explicamos cinco de sus beneficios en la salud y te damos algunas sugerencias para que cultives este sentimiento y disfrutes de todo lo bueno que puede traer a tu vida.

01. Te hace sentir bien

Dar las gracias no solo llena tu cerebro de serotonina y te hace sentir bien. Dice un artículo de la Universidad de California, en Berkeley que una investigación encontró que personas de todas las edades y diversas nacionalidades que tienen disposición a ser más agradecidas reportan menos quejas de salud, como dolores de cabeza, mareos, dolores de estómago y goteo nasal.

02. Dormís más y mejor

Un estudio publicado en Journal of Psychosomatic Research encontró que las personas con insomnio que fueron más agradecidas reportaron quedarse dormidas más rápido, dormir más, tener mejor calidad de sueño y estar más despiertos durante el día. Durmieron mejor porque tuvieron menos pensamientos negativos y más positivos a la hora de acostarse.

03. Reduce tu presión arterial

Las mujeres que mantuvieron un diario de gratitud en el que escribieron sobre “personas y cosas que antes no apreciaban en su vida” durante dos semanas redujeron su presión arterial. Ese fue el resultado de una investigación reciente publicada en Journal of Health Psychology que, junto a otros estudios, sugiere que sentir gratitud puede ser bueno para los tener un corazón sano.

04. Ayuda a tu corazón

Hay varias investigaciones sobre la relación entre la gratitud y la salud del corazón. Algunos hallazgos indican que las personas con insuficiencia cardíaca asintomática más agradecidas reportaron un mejor sueño, menos fatiga, menos depresión, más confianza en su capacidad para cuidarse a sí mismos y menores niveles de inflamación sistémica.

05. Te motiva a llevar un estilo de vida saludable

La gratitud puede hacer que las personas desarrollen comportamientos que les ayudan a mantenerse saludables, como comer bien y no fumar. Según una investigación, la gratitud también fomenta y fortalece las conexiones sociales y eso se traduce en más beneficios psicológicos.