Relatos en red se llama la propuesta que conecta a personas con discapacidad visual que quieren acceder a la literatura con voluntarios y voluntarias que aman leer en voz alta.

Gladys tiene 65 años y siempre fue una apasionada de la lectura. “Cuando un libro me atrapaba, me olvidaba hasta de cocinar”, recuerda. Así fue su vida, hasta hace unos veinte años, cuando las letras empezaron, primero, a desvanecerse frente a sus ojos, para luego desaparecer definitivamente.

La retinitis pigmentaria, una enfermedad de los ojos que le diagnosticaron cuando tenía 18 años, le fue reduciendo la visión. Hoy Gladys accede a la literatura a través de Relatos en red, que justamente se trata, como lo indica el título, de una red de personas que disfrutan de los relatos, unas grabándolos y otras escuchándolos.

Cuando Gladys ya no podía leer recurrió a su hijos, a sus amistades, a bibliotecas que le enviaban textos leídos por máquinas. Así fue mitigando su sed de lectura hasta que el año pasado, desde un grupo de personas con enfermedades de la retina del que ella participa, le enviaron el contacto de Pablo Lecuona. A través suyo le comenzaron a llegar audios de WhatsApp con relatos cortos elegidos y leídos por voluntarios y voluntarias, que le permitieron a Gladys de Feo volver a habitar otros mundos.

Es que Pablo, junto a un grupo de amigos, creó Tiflonexos, una biblioteca en internet para personas con discapacidad visual de habla hispana. Y el año pasado, en plena pandemia, lanzaron Relatos en red, una propuesta sencilla pero efectiva que busca acercar la literatura a personas ciegas y con baja visión.

Para lograrlo, Relatos en red recurre a voluntarios y voluntarias que registran historias en audio. Estas personas eligen un cuento y lo graban leyendo con voz clara y sin ruido ambiente; siempre indican al comienzo su nombre, el título y el autor del texto que se va a leer. Luego envían el audio por mail a comunidad@tiflonexos.org o por WhatsApp al +54-911-5895-1047, para que las organizaciones lo reenvíen gratuitamente a casi 400 personas con discapacidad visual que se han suscripto (por mail o WhatsApp) para recibirlo.