Un error en el procesamiento de pago del delivery de comidas rápidas permitió que sus clientes comieran gratis durante 3 años.

Una compañía de delivery descubrió un fallo que le permitió a sus clientes comer gratis durante tres años, y ahora les pide que paguen lo que le deben. De un día para el otro, los usuarios recibieron una cuenta con la deuda de tres años de comida a domicilio.

“Recibí un mensaje unilateral que me decía que pagara en dos semanas debido a un error de pago. Ahora me cobran 60.000 yenes. Me voy a morir.”

La empresa de delivery, que opera en Japón, quiere cobrar de golpe el equivalente a 547 dólares estadounidenses, por el gasto realizado durante tres años. Demae-can es uno de los principales servicios de entrega de alimentos de Japón, por lo que este fallo fue muy “útil” para una gran cantidad de consumidores, que ahora deben afrontar una deuda que no tenían prevista.

Los usuarios afectados recibieron una comunicación de Demae-can donde explican que, si bien sus pedidos se habían aceptado y la comida fue enviada, debido a una falla en el sistema los transportistas reembolsaron o cancelaron los pagos. “Sus cargos por comida, entrega y servicio ascienden a un total de 0 yenes. ¡Disfrutar!”, era el mensaje que recibían por error los compradores.

Los damnificados reclaman que el error no es de ellos por lo que se niegan a pagar, especialmente cuando el reclamo se produce recién tres años después de las transacciones. Si bien lograron comer gratis en numerosas oportunidades, no quieren admitir su parte de responsabilidad en la falta de pago de la comida. La compañía de delivery envió la cuenta de las sumas de los pagos no realizados desde agosto de 2018, y pretende cobrar esos consumos todos juntos.