Las obras se encuentran en tres ciudades costeras del este de Inglaterra y hasta el momento, el artista no reconoció su autoría ni hizo declaraciones.

Distintas manifestaciones de arte callejero que han aparecido de manera repentina en tres ciudades costeras del este de Inglaterra podrían haber sido realizadas por el artista británico Banksy, que con este tipo de acciones espontáneas y anónimas parece volver cada tanto al sentido original de sus obras, surgidas como expresiones clandestinas de protesta, que en los últimos años han sido valoradas en cifras millonarias y que se dispararon aún más durante la pandemia.

Una de las nuevas obras, pintada sobre una pared del parque Nicholas Everitt -en la localidad inglesa de Suffolk- muestra a un niño mirando al frente como si estuviera en el mar, a otro detrás mirando por encima de su hombro y a un tercer niño en la parte trasera del barco y que parece estar inclinado sobre la borda sosteniendo un cubo. El conjunto está acompañado por la leyenda “Todos estamos en el mismo barco”.

Otro posible Banksy adorna una pared fuera de una antigua tienda de electrodomésticos en Lowestoft, una ciudad de unos 70.000 habitantes, que parece mostrar a un chico construyendo un castillo de arena junto a un trozo de vereda excavada. También ha aparecido en ese sitio una gran pintura de una gaviota que rebusca en un contenedor, junto con una imagen de una rata reclinada en una reposera, bebiendo un cóctel.

Por su parte, en Great Yarmouth se puede ver a una pareja bailando en el techo de una parada de autobús. No solo eso: en el mismo pueblo apareció en una cabaña el dibujo de un ratón que está sobre una rueda de carreta real junto con una frase que dice: “Go Big or Go Home” (“Hazlo a lo grande o vete a casa”).

“Estamos tan intrigados y curiosos como todo el mundo en cuanto a si estos podrían ser auténticos Banksys -aseguró a la BBC la directora ejecutiva del ayuntamiento de esa localidad, Sheila Oxtoby-. Sería estupendo pensar que lo son, pero realmente no lo sabemos”.