El actor, confeso hincha del Xeneize, recordó una definición donde el elenco azul y oro terminó consagrándose campeón.

En un mano a mano con el programa Hot Ones (Picantes), que se puede ver en YouTube, a Damon le preguntaron cuál fue el evento deportivo internacional más memorable al que fue: “Buena pregunta. La forma en la que la gente alienta en el fútbol europeo es increíble, se lo recomiendo a cualquier estadounidense que viaje y tenga la oportunidad de comprar unos boletos e ir al estadio. Es realmente divertido, vale la pena”, comenzó su respuesta, previo a subrayar su experiencia en la Argentina.

“La cosa más loca que he visto sin lugar a dudas fue un partido de fútbol en Argentina. Mi esposa es argentina, fuimos a pasar una Navidad hace 11 ó 12 años. Su familia es hincha de Boca Juniors, que es un equipo muy popular en Buenos Aires y debía jugar una final. Le dije al tío de mi esposa, ‘Ey, ¿podemos ir a este partido?’. Y él se puso muy serio y dijo: ‘Podemos ir, podemos ir… sin mujeres ni niños’. Yo dije ‘¿Qué?’. Yo pensaba en llevar a los chicos e ir. Pero entendí por qué cuando fuimos”, comentó el protagonista de Jason Burne.

“Tuvimos que pasar por tres controles policiales. Había vallas con alambre de púas, es decir, era una locura total. Había policías con equipo antidisturbios. Si esto fuese el campo, la gente estaba sentada aquí y aquí. De los dos lados. Pero no había nadie sentado aquí, en los mejores asientos. Porque ese era un lugar a donde la gente podía arrojar cosas y golpearse”, explicó.

 “Nuestro equipo ganó, los fans del otro equipo se estaban yendo y mientras levantaban el trofeo yo dije, ‘Deberíamos irnos’. Pero debíamos quedarnos allí porque necesitaban tiempo para que el otro equipo se vaya del barrio. Había que darles como 45 minutos para eso. Cuando nos dejaron salir, en realidad nos retuvieron como en una especie de jaulas, pregunté ‘¿Qué esperamos ahora?’. Y me dijo que aún necesitaban otros cinco minutos para que se vayan. Fue realmente loco”, concluyó sobre el duelo que se llevó a cabo en el Cilindro de Avellaneda, estadio de Racing Club.

Tiempo más tarde, en 2016, cuando Damon volvió a encarnizar al agente Burne, otra vez se refirió a su amor por el conjunto azul y oro. “Aún soy hincha de Boca Juniors. Quiero seguir formando parte de mi familia”, reconoció entre risas.

Damon está casado con la salteña Luciana Barroso. Ambos se conocieron en 2003 en un bar de Miami donde ella trabajaba.