Sucedió el pasado 3 de agosto en la ciudad de San Francisco, en la provincia de Córdoba. Tras sentirse mal, la mamá acudió a un sanatorio y una ecografía develó un embarazo de 38 semanas.

“Ese martes fui a trabajar y como a las 3 de la tarde le avisé a mi pareja que no estaba bien, que me viniera a buscar. Llegando a casa pensaba que eran dolores normales de toda mujer, pero no. Me empecé a sentir muy mal, así que llamamos al servicio de emergencias y a la media hora ya estaba en el sanatorio”, explicó Valentina Prata.

Una vez en el centro de salud, contó la joven, le hicieron una ecografía que develó un embarazo de 38 semanas. “Sentí un corazón que latía, pero no tuve tiempo de nada. A los 10 minutos estaba en la sala de parto y en otros 10 minutos ya la tenía en brazos a mi hija”, describió. Fiorella nació ese mismo día a las 17.30 horas, pesando poco más de tres kilos.

“Yo estaba en la cama con muchos dolores, creía que menstruales, pero eran contracciones. La doctora que vino a mi casa me empezó a tocar y me preguntó de cuántos meses estaba. Le dije que no estaba embarazada, pero ella me dijo que le parecía que sí. Entonces nos fuimos volando al sanatorio. Cuando me hacen la ecografía me dicen que tenía un embarazo muy avanzado y yo no caía. Pensaba cómo, si no tenía panza, ni síntomas, si siempre había estado bien”, le contó Valentina a la periodista Melina Barbero.

Gustavo Contreras, por su parte, dijo que llegó a sospechar del embarazo en algún momento, pero que nunca estuvo seguro. “A lo largo de estos meses me di cuenta de que ella no tenía su período pero, como es irregular y estuvo sin menstruación varios meses, entonces pensé que era normal. Por otro lado, nunca sintió náuseas, ni estuvo asqueada por algo, más bien todo lo contrario. Nosotros hicimos vida normal durante todos estos meses. Y como ella nunca presentó un síntoma que fuera muy notorio, nunca lo sospechamos”.

“Hoy desperté siendo solo esposo y termino siendo esposo y padre de esta hermosa bebé. Mi princesita Fiorella va a ser amada y cuidada siempre (…) Alguien dijo al enterarse de tu llegada inesperada, pero deseada: ‘Es como una nevada en primavera’. Amé esas palabras porque te describen en todo tu esplendor”, escribió Gustavo en su cuenta de Instagram.