La mujer llamó al 911 porque consideró que se había quebrantado “la buena moral y la decencia”.

El episodio sucedió en el estado mexicano de Quintana Roo, más precisamente en la colonia Las Brisas.

Según las palabras de Yuvitza (42) en el 911, su joven vecina de 23 años había tendido la ropa interior en el patio, el cual limita con su casa, volviéndola totalmente visible para el esposo. La denunciante interpretó este accionar de su vecina como un intento de seducción hacia su marido.

De todos modos, la Policía acudió al domicilio para constatar realmente qué pasaba y que no se desatara alguna situación de violencia.

De acuerdo a la denunciante, desde la ventana de su casa había descubierto en diversas ocasiones a su esposo mientras observaba con detenimiento a la vecina, responsable de exhibir sus tangas sin la menor vergüenza.

Yuvitza destacó también que consideraba que no era casualidad que la vecina lavara las bombachas un sábado, ya que justo ese día su marido descansa y tiene más tiempo libre.


La demandante pidió a los efectivos que arrestaran a la joven por faltas a la moral, algo que descartaron. Los policías le explicaron a la indignada mujer que su petición no procedería dado que la vecina en ningún momento estaba cometiendo un delito.