Muchos idiomas tienen palabras para expresar conceptos que no existen en otras lenguas pero que todos, en algún momento, hemos sentido

En estos tiempos muchos experimentamos sensaciones de difícil identificación, como buscando una señal que represente cómo nos sentimos, pero que no termina de encontrar precisión.

Así, toska, en ruso, refiere a la sensación de un anhelo sin que haya nada que anhelar.

En lengua yámana, el término mamihlapinatapei, refiere al significado implícito en un cruce de miradas entre personas que guardan silencio.

En galés la voz hiraeth, dice de una especial nostalgia por un pasado que debió ser mejor de lo que fue.

Los árabes usan ya’aburnee, para referirse al deseo de morir en lugar de un ser querido.

En alemán, el término Fernweh, dice de la nostalgia que se siente por un lugar en el que nunca se ha estado.

En japonés, wabi-sabi refiere a encontrar belleza en aquello que es imperfecto.

Quizá estos sean tiempos de esperanzas por la salvación de terceros, de anhelos sin fundamentos, de significados tácitos en un cruce de miradas. Quizá estos sean tiempos de nostalgias por lugares inexistentes. Quizá estos sean tiempos de belleza en lo que es imperfecto.