Un estudio encontró que abrazar a los perros mejora el estado de ánimo.

Una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica-Okanagan sugiere que tener un perro como mascota puede mejorar el bienestar mental. Las caricias también se relacionaron con menores niveles de estrés, nostalgia y soledad.

El contacto físico con un perro, que incluía masaje en la barriga, raspaduras en las orejas y caricias en la nariz, proporcionó a las personas un impulso de humor mayor que otras interacciones, encontraron los investigadores.

“Los resultados indican que los participantes en todas las condiciones experimentaron un mejor bienestar en varias medidas; sin embargo, solo aquellos en la condición de contacto directo informaron mejoras significativas en todas las medidas de bienestar”, concluye el estudio.

Esta investigación encontró que los programas de manejo del estrés que se enfocaban en perros de terapia no solo reducían la ansiedad, sino que también mejoraban sus habilidades de pensamiento ejecutivo.