En septiembre se implementará un plan de ayuda para atraer a los descendientes de inmigrantes italianos dispersos por el mundo. Prometen gestión de la ciudadanía, empleo, alojamiento, cursos de idioma y exenciones impositivas. Comenzará en Calabria y el requisito es permanecer al menos 6 meses.

Italia quiere repoblarse con los hijos de los inmigrantes que alguna vez se fueron a hacer  la América u a otras latitudes. Por eso, la Associazione Unione Italo Discendenti nel Mondo (UID) y la Casa Calabria, la Universidad de Calabria (Unical) y el municipio calabrés de Maida, lanzan en conjunto un proyecto que busca tentar a los ítalo-descendientes para que regresen a la madre patria de sus antepasados y, sobre todo para que se queden en Italia. 

Las autoridades calabresas ven en estos hijos pródigos una fuerza con gran potencial para repoblar el sur de Italia. Para atraerlos, dispusieron una serie de medidas que van desde el apoyo a la reconstrucción de la ciudadanía hasta la búsqueda de trabajo, el alojamiento e inclusive revalidar títulos universitarios, si fuera necesario.

Este proyecto pionero se realiza con el municipio de Maida, en la provincia de Catanzaro, Región de Calabria, como punta de lanza, donde viven unos 4.600 habitantes.

«Italia necesita a sus ítalo-descendientes, y a los italianos en el mundo -dijo a la agencia italiana ANSA Andrea Pacia, presidente de la UID- porque es un país envejecido, y tras la pandemia todo cambió completamente. Pero es preciso crear las condiciones para el regreso: tenemos 21 millones de ítalo-descendientes en la Argentina, 42 millones en Brasil, podemos prácticamente rejuvenecer a Italia cuando queramos«.

Los principales obstáculos que la Asociación identifica son el escaso o nulo conocimiento de la lengua y la cultura italianas; la fuga hacia otros países de Europa luego de que los ítalo-descendientes hayan obtenido la ciudadanía de sus ancestros; y la preferencia que, por cuestiones socioeconómicas, los hijos de inmigrantes tienen por las ciudades del norte, en vez de dirigirse hacia las regiones del sur y sus islas.