Al menos ese es el plan de Colossal, una compañía de biotecnología de los Estados Unidos que tiene un objetivo muy claro: revivir al mamut como especie y que vuelva a caminar en la Tierra.

Fundada por Ben Lamm y George Church, expertos genetistas de renombre mundial, Colossal empleará la tecnología CRISPR para crear un modelo práctico y funcional de la extinción.

Esta revolucionaria tecnología de edición genética será utilizada en proyectos destinados a erradicar los efectos nocivos del cambio climático y a la vez tratar de restaurar los ecosistemas extintos.

El primer gran proyecto de Colossal será traer de la extinción a los mamuts lanudos y reinsertarlos en la tundra del ártico.

La página web oficial de la compañía promete que tendrán resultados satisfactorios en los próximos 5 años, es decir, para el 2027.

La empresa planea usar la tecnología CRISPR para editar el ADN del elefante asiático, animal que comparte un ancestro en común con el mamut, para crear un ser que luzca y se comporte como los titanes lanudos.

«Nuestro objetivo es hacer un elefante resistente al frío, pero se verá y se comportará como un mamut», explicó Church en una entrevista.

Church y sus compañeros planean crear un útero de mamut artificial, revestido con tejido derivado de células madre, para que el feto de mamut pueda desarrollarse. Se espera que puedan tener un híbrido mamut-elefante para el 2027 y un mamut puro dentro de una década.

«Nunca antes la humanidad había podido aprovechar el poder de esta tecnología para reconstruir ecosistemas, sanar nuestra Tierra y preservar su futuro a través de la repoblación de animales extintos», comentó Church en su página oficial.