Hacía poco que se había mudado y arreglando el jardín encontró un proyectil de mortero que parecía un misil.

El susto que se llevó la mujer fue tremendo: estaba tranquilamente haciendo jardinería, cuando con la palita toco algo duro, y al desenterrarlo pensó que se trataba de un misil. No estaba tan equivocada: era una antigua arma de guerra, potencialmente peligrosa.

Sucedió en Córdoba, donde una joven removía la tierra del jardín de su nueva casa, a donde se había mudado poco tiempo atrás. Publicó la historia en las redes sociales y rápidamente se volvió viral.

Bajo en nikcname @vmbboris de Twitter, la joven quiso dimensionar el tamaño de su sorpresa al encontrar el proyectil. “Paso a contarles que el domingo estábamos removiendo tierra para poner plantitas en el patio de mi casa nueva y encontramos un misil”, escribió en la red social junto a la foto del artefacto, apoyado contra la esquina de dos paredes.

Estaba enterrado en el patio de una casa que habitamos hace poquito, ya le hablamos al dueño anterior a ver si nos confirma que esta desactivado así lo podemos pintar de rosa y exponerlo en el living”, agregó, con el característico humor cordobés.

También detalló que estaba enterrado muy cerca de la superficie, pero no pudo averiguar cómo había llegado hasta allí. Entre bromas y tuits, le aconsejaron que llamara a la policía para que la ayudara a manipular el artefacto.

“Ya llamamos a gente para que lo controle”, respondió, y agregó: “Si quieren llamen a las noticias así salgo llorando por mi misil”. Lo cierto es que el comando antibombas llegó a auxiliarla.  

“Desenlace: vino explosivos y nos dijeron que estaba desactivado pero que podía tener carga explosiva así que se lo llevaron, porque además es un delito federal tener armamento de guerra en casas de civiles”, explicó, agradeciendo a todos los que se habían preocupado por su seguridad.