Nuestro planeta se llama Tierra y tiene más del 75% de su superficie formada por agua ¿No debería llevar el nombre de Agua? Si alguna vez te hiciste esta pregunta, leé la siguiente nota…

Todos sabemos que los planetas que integran nuestro sistema solar poseen nombres que provienen de los dioses de la mitología griega y romana: Mercurio, Saturno, Júpiter, Urano, Neptuno, Marte y Venus; pero, entonces… ¿qué pasó con el nombre de nuestro planeta?

Para poder responder y entender esta pregunta, es preciso y necesario argumentar que en la mitología griega había una deidad primordial llamada Gea (o Gaia), que era considerada la madre de todo o la “Madre Tierra”.

Gea significa suelo o tierra, y en honor a ella es que nuestro planeta Tierra tiene este nombre. Pero… ¿por qué no lo llamamos Gea en vez de Tierra?

Por otro lado, añadiendo otra razón, también la llamamos Tierra por la diosa romana Terra (o Tellus) que es el equivalente de Gea en la mitología romana; con el tiempo Terra cambió a Tierra, que es como lo conocemos actualmente.

Pese a estos cambios entre Gea y Terra, que derivaron en el actual nombre, aún seguimos conservando algunas de estas denominaciones en palabras como geografía, geología, geometría, terráqueo, entre otras.

En resumen, nuestro planeta se llama Tierra y no algo similar a Agua, como quizás debería llamarse al ver su superficie y su composición. Esto surge de una representación mitológica del planeta como una diosa madre, y… de sus distintos nombres y derivados, es de donde cada lengua toma la palabra «Tierra» para referirse a nuestro planeta.