El hecho ocurrió en Bahía Blanca; Si bien estaba de acuerdo con la multa, la controversial forma en que se abonó tenía una segunda intención.

La moto de un joven en Bahía Blanca fue secuestrada ya que circulaba sin el carnet habilitante y por ello también se le aplicó la multa correspondiente. Sin embargo, a la hora de pagar para recuperar la moto optó por hacerlo solamente con monedas y billetes de 10 pesos. Pese a que esto podría haberse entendido como una protesta contra la multa, en realidad escondía otra finalidad.

“Es una especie de protesta pacífica, hacernos escuchar”, aseguró Ana, la madre del joven. Y la protesta tiene que ver, según su explicación, con trabas burocráticas impuestas por ese municipio bonaerense y los efectos colaterales que conlleva la pandemia de coronavirus.

Tanto la madre como el hijo se mostraron de acuerdo en la multa recibida por andar sin el carnet habilitante pero era un riesgo que debían correr ya que la Oficina de Tránsito de esa ciudad otorga pocos turnos para obtener dicho documento: “Compramos una motito porque necesitamos trabajar y salir del paso. Sabíamos que no contábamos con el carnet habilitante para usarla, pero no nos quedaba otra que usarla, arriesgándonos a que pase esto”, se lamentó.

Cuando solicitaron el turno se lo dieron dentro de los 30 días siguientes, plazo en el que ocurrió el secuestro de la motocicleta. Si bien desde la familia admiten que el secuestro era lo que correspondía que hicieran las autoridades, exigen que se agilice el trámite y los tiempos para que todos los vecinos puedan sacar el carnet habilitante.

Por eso, para ser escuchados, la familia del joven repartidor logró reunir los nueve mil pesos de a centavos. Y de esa manera lograron que los escuchen.