Una británica decide dedicar su vida al mundo de lo paranormal después de ganar un premio que le garantiza más de 11.000 euros al mes durante 30 años.

Muchas personas que participan en juegos de azar están deseando que les toque la lotería por muy diversas causas: hay quienes quieren vivir una vida de lujo, otros que solo piensan en poder ayudar a su familia y amigos y está quien, simplemente, busca dedicarse a lo que realmente le gusta y le interesa, sin tener que seguir horarios de trabajo preestablecidos.

Laura Hoyle es una mujer de 39 años a quien la lotería le ha cambiado la vida. Trabajaba en una empresa de logística de Hucknall, una pequeña ciudad cercana a Nottingham en el centro de Inglaterra. Pero, gracias a la suerte, Laura ha podido dejar su trabajo para dedicarse a lo que más le gusta en la vida: cazar fantasmas.

Hace algunos meses, esta británica participó en el sorteo Set For Life, muy famoso en el Reino Unido, y se llevó un premio de 10.000 libras mensuales para los próximos 30 años, lo que significa que se pasará 360 meses cobrando más de 11.000 euros puntualmente. Y lo primero que hizo con su dinero fue comprarse un Porsche.

Laura y su marido, Kirk Stevens, podrán dedicarse desde ahora a lo que les gusta. Él tiene 37 años y trabaja como ingeniero aeronáutico en Rolls Royce. Por el momento no ha dejado su trabajo, pero sí ha encontrado tiempo para seguir a su mujer en la pasión que ambos comparten: la de buscar fantasmas en lugares abandonados o con una historia detrás.

La pareja tiene un canal de YouTube que se dedica al mundo del misterio, por lo que siempre habían soñado con poder visitar algunos lugares de su país. Gracias a su premio en la lotería, han podido acceder al Museo de Justicia de Nottingham, uno de los destinos más famosos del Reino Unido entre los amantes de lo paranormal.

Ese lugar fue antes una sala de juzgado, una prisión y hasta una comisaría, pero ahora atrae a aficionados al misterio que llegan desde todos los puntos del país. El ingeniero reconoce que «nunca pensé que algún día podríamos hacer algo como esto. Fue un sueño hecho realidad. Nunca hubiéramos podido disfrutar de un evento como este antes del premio».