La desaparición por unas 24 horas de una mujer oriunda de la localidad de Jacinto Arauz, provincia de La Pampa, generó revuelo en Argentina y despertó el interés de otros países.

Lo que parecía otro caso de desaparición tomó un giro extraño hacia lo paranormal. Según contó ella misma, apareció repentinamente a 60 kilómetros de su última ubicación conocida, y asegura que fue arrastrada hasta allí por una luz.

El insólito caso ocurrió el pasado martes 16 de noviembre, cuando la mujer identificada con las iniciales I.R. fue reportada como desaparecida por su esposo. La pareja vive en un campo ubicado a unos 15 km del casco urbano de Jacinto Arauz. Según declaró el hombre, su mujer salió a caminar y no volvió.

Tras la denuncia, se inició una intensa búsqueda. Según cuentan medios locales, luego de varias horas de iniciado el rastrillaje, una extraña interferencia comenzó a dificultar la tarea de los policías: su teléfono perdió conexión, los perros adiestrados que intentaban dar con el paradero de la mujer caminaban alrededores de la casa y regresaban, como si perdieran el rastro en ese radio.

A la mañana siguiente, cuando retomaron la búsqueda y en momentos en que la Policía había conseguido la colaboración de una avioneta privada para sobrevolar la zona, la señora fue ubicada. Apareció cerca de las 8 de la mañana del miércoles, a unos 60 kilómetros de su hogar.

En este marco, el reconocido ufólogo pampeano, Oscar “Quique” Mario, contó que la mujer sintió un ruido que le llamó la atención y la hizo salir de su casa. “Ahí vio una luz muy fuerte y de allí en más no recuerda otra cosa”, comentó.

Otro dato muy curioso de la historia es que mientras la mujer estaba desaparecida, sus familiares habrían recibido algunas llamadas de su celular. “Pero cuando atendían, no escuchaban su voz sino una especie de zumbido o viento”, señalaron los investigadores.