Un pequeño pez dorado fue intervenido quirúrgicamente y de esta manera lograron salvarle la vida.

Para operar a George, el Médico Veterinario Tristan Rich preparó tres baldes de agua. Uno de ellos tenía agua con anestesia, el otro una dosis de anestesia de mantenimiento y el tercero, agua limpia y fresca.

Lo primero que hizo el veterinario, fue dejar a George en el balde con anestesia y después de que se durmió, lo colocó en la camilla e introdujo en su boca un tubo con líquido oxigenado del balde con la anestesia de mantenimiento.

Después de 45 minutos, cuando la operación había terminado, el Doctor Rich puso a George en el balde que contenía agua limpia, le dio analgésicos y antibióticos y después de unos minutos ya estaba nadando como si nada hubiese ocurrido.

George paso la cirugía exitosamente, extirpándose el tumor, para vivir unos 10 años más.