José Hernández escribió el poema narrativo El gaucho Martín Fierro, en el que muestra a uno de los personajes más representativos del ser nacional.

“El Gaucho Martín Fierro” es un poema narrativo, escrito en verso por José Hernández en 1872, obra literaria considerada ejemplar del género gauchesco. Debido a que tiene una continuación, “La vuelta de Martín Fierro”, escrita en 1879, este último libro también es conocido como “La vuelta” y la primera parte, como “La ida”.

Ambos libros han sido considerados como libros nacionales de Argentina, bajo el título genérico de “El Martín Fierro”. Este libro ha aparecido literalmente en cientos de ediciones y ha sido traducido a más de 70 idiomas, entre ellos al esperanto y al quichua.

Esta es la primera estrofa del Martín Fierro:

Aquí me pongo a cantar,

al compás de la vigüela

que al hombre que lo desvela

una pena extraordinaria,

como la ave solitaria

con el cantar se consuela.

La palabra gaucho tiene su origen en el quichua y mapuche “huacho”, que significa huérfano. Su origen es el resultado de la mezcla de dos civilizaciones: la europea y la de los nativos de lo que hoy en día es Argentina.

Desarrollaron una increíble habilidad para dominar el caballo, como así también para usar las “boleadoras” (tres piedras ligadas por una cuerda que, al lanzarse, se enredan en las patas de las reses), el cuchillo, el lazo y las técnicas adecuadas para la salazón, método destinado a preservar los alimentos, de una de las mejores carnes del mundo.

El gaucho era una persona de gran respeto y cumplía sus palabras, también conocido por su solaridad y hacer favores (gauchadas).

El 6 de diciembre se celebra el Día Nacional del Gaucho porque en esa fecha se publicó, pero del año de 1872, por primera vez “El Gaucho Martín Fierro”. Hernández, desde la voz de Martín Fierro, le mostró al mundo cómo era la vida del hombre de campo, su amor por la libertad, por su tierra, su hombría, su coraje.