Algunas melodías producen un fenómeno llamado “gusano de oído”. Un experto de Harvard sobre los efectos neurobiológicos de la música explica el motivo.

Algunas encuestas han encontrado que el 90% de las personas experimentan este fenómeno y, para aproximadamente un tercio de ellas, es molesto. Se conoce como “gusano de oído” o “earworm” en inglés y proviene del alemán Ohrwurm, que significa “un picor musical”. Fue acuñado en 1979 por el psiquiatra Cornelius Eckert y, básicamente, es un segmento de música en bucle que suele durar unos 20 segundos y que entra automáticamente en la conciencia y se repite.

“Hay ciertas características musicales que hacen que las canciones sean más propensas a convertirse en earworms, como si la pieza es repetitiva, si hay una duración más larga de ciertas notas, si los intervalos entre las notas son más pequeños. Además, las canciones que desencadenan algún tipo de carga emocional, ya sea de forma consciente o no, o las canciones asociadas con un recuerdo en particular, a menudo pueden ser las que se nos quedan atascadas en la cabeza”, sostuvo Stanley Cobb, profesor de psiquiatría.

Para Cobb, coautor de un artículo de 2018 sobre los efectos neurobiológicos de la música, hay redes en el cerebro que respaldan estas funciones de la música, la memoria y la atención, y el mantenimiento de algo en la cabeza y la memoria de trabajo. Y luego está la conexión con las regiones emocionales del cerebro, como la amígdala, que está involucrado en la prominencia y la emoción negativa, y el estriado ventral, o núcleo accumbens, que está involucrado con la emoción positiva y la recompensa.

Según el especialista, también “es importante recordar que la música está involucrada en nuestra prehistoria y nuestra evolución en términos de cosas como cambios de tono que son necesarios para comunicar emociones, o simplemente comunicarse en general. Y se utilizó junto con la rima antes de la palabra escrita en muchas culturas para ayudar a las personas a recordar historias orales. Nuestros cerebros evolucionaron para recordar estas asociaciones y estos fragmentos”.