Aunque tiene 31 días como marzo, mayo, julio, agosto, octubre y diciembre, el mes de enero siempre parece más largo y hay una explicación científica.

Muchos creen que es porque hace calor, y no se pueden ir de vacaciones; otros porque es el primer mes del año y arrastramos el cansancio del año anterior y las fiestas. Lo cierto es que el mes de enero parece interminable, y se nos hace eterno.

Con sus 31 días, hay algún motivo para que parezca más largo que los demás. Y la sensación es tan popular que hay gran cantidad de memes con respecto a este tema.

Pero la explicación tiene un sustento científico: según un estudio publicado en la revista New Statesman todo está relacionado con la dopamina. Un grupo de investigadores del University College of London analizó esta sensación generalizada, y la justificaron con este neurotransmisor que está presente en diversas áreas del cerebro.

Los expertos determinaron que los altos niveles de dopamina (generados por momentos placenteros) aceleran nuestra percepción del tiempo, por eso nos parece que todo avanza más rápido. Las fiestas de fin de año, los regalos y banquetes, sumados a las vacaciones hacen subir la dopamina y nos parece que “los días pasan volando”.

Diciembre pasa en un suspiro, pero cuando entramos en el mes de enero, y se corta la producción de dopamina, percibimos el paso del tiempo mucho más lento. Además, quienes no se toman vacaciones en enero deben enfrentar nuevamente la rutina, que las fiestas de fin de año habían cortado.

“Es posible que al retomar el trabajo después de navidad produzca un montón de aburrimiento” explica Zhenguang Cai, investigador de la UCL. “Esto puede derivar en que el tiempo vaya más lento en enero”, agregó.

Para que el mes de enero que parece interminable se nos pase más rápido, en las redes sociales aparecen los infalibles memes, burlándose de la situación. No van a lograr que termine antes, pero al menos nos van a mantener entretenidos.