Así lo demostraron científicos de las universidades de Duke y Miami. Los machos de la especie memorizan 30 minutos de trinos sin reiteraciones.

Un equipo científico de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, y la Universidad de Miami publicó un nuevo estudio en el que afirmó que los gorriones cantores machos de los bosques de Pensilvania, EEUU, “se comunican con la complejidad del lenguaje humano”.

Los expertos, que publicaron su trabajo en Proceedings of the Royal Society, grabaron las llamadas de esas aves y detectaron que controlan sus diversas actuaciones para evitar repeticiones.

De esta forma, los investigadores revelaron que incluso a las aves les gusta mezclar las cosas con sus propias listas de reproducción de 30 minutos para ayudar a atraer a una pareja. Los biólogos registraron el canto distintivo de los gorriones machos (Melospiza melodia) en Pensilvania para encontrar patrones en sus llamadas.

Descubrieron que los machos mezclaban deliberadamente su repertorio de trinos, posiblemente como una forma de mantenerlo interesante para su audiencia de aves hembra.

El estudio muestra que los gorriones cantores machos llevan un registro del orden de sus “canciones” y con qué frecuencia se canta cada una durante un máximo de 30 minutos, para que puedan cambiar sus próximas 30 minutos de melodías.

Los gorriones son un pájaro cantor común en toda América del Norte, pero solo los machos cantan. Usan su canción para defender su territorio y a sus compañeras.

Al cortejar, cantan hasta 12 trinos diferentes de dos segundos, un repertorio que puede tardar casi 30 minutos en ejecutarse, ya que repiten la misma canción varias veces antes de pasar a la siguiente. Además de variar el número de repeticiones, los machos también barajan el orden de sus melodías cada vez que cantan su catálogo anterior.