Algunas ciudades forman parte de nuestras vidas, de nuestro amor, de nuestros reencuentros, de nuestras miradas, de nuestros respiros, de nuestra historia estando tan vivos y cumpliendo años para brindar y sonreír.

el universo se sigue extendiendo

la historia se continúa escribiendo

y como buen ser humano

sigo improvisando

día a día

latido a latido

respirando los nuevos aires

que entran en los pulmones de mi alma

mientras recorro enamorado las calles de mi ciudad

el punto de encuentro del centro cívico

los boliches de otros tiempos

que nos vuelven inmortales

el pasarla de película en el cine avenida

de punta a punta las palmeras acompañando

las plazas de colores según la estación

y un banco que anda libre

hasta la próxima ocasión

y el parque nuestro orgullo

donde los domingos en familia y con amigos

los asados caseros

el puente colgante

la isla prohibida

la pulpería sin memoria

el vía crucis de final anunciado

y el sendero de vida sana

que no me atrapó todavía

Bolívar

mi lugar en el mundo

mi lugar en el corazón

celebro hoy en vivo y en directo

tus 144 años de vida

y mis siete vidas también

entre el árbol familiar que se va podando

entre los amigos arraigados

entre el amor después del amor después del amor

entre las calles recorridas de memoria

y el olvido para otra ocasión

donde las risas y las lágrimas

donde el mate y la sonrisa

donde la noche de estrellas y Luna

donde los días de laburos

donde las tardecitas de respiros

donde las siestas obligadas

donde soy un tipo feliz

siendo, ahora sí, parte de la historia en continuado

a mi amada ciudad

querida Bolívar

te deseo un feliz cumpleaños

(y mucho más también)