Los expertos recomiendan crear un espacio de intimidad y fomentar actividades compartidas que aumenten la libido y revitalizar la vida sexual.

Especialistas en psicología y sexología escucharon a sus pacientes consultar porque el sexo era menos frecuente que lo habitual antes de la irrupción del COVID-19. A medida que el mundo comienza a reabrirse, el interés en el sexo y la preocupación por el efecto de la pandemia en él, ha aumentado. Estos son los cuatro pasos para revitalizar la vida sexual:

Decidir juntos que el sexo es importante: Si una pareja quiere reavivar su vida sexual, debe ser una decisión mutua, seguida de acción. La gente podría pensar que las cosas mejorarán por sí solas. Pero debemos priorizar el sexo si queremos ver un cambio. Hagan espacio para el sexo en su vida, trabajando juntos para identificar y superar las barreras. Un número significativo de personas mayores aseguran tener vidas sexuales satisfactorias porque aprendieron a dejar de lado las suposiciones y aceptar sus cuerpos.

Hablar de sexo: El sexo aparentemente está en todas partes, todo el tiempo, en programas, videos, podcasts, revistas y anuncios, pero las parejas en casa evitan las conversaciones al respecto. La comunicación sexual está fuertemente relacionada con la satisfacción sexual. Si no saben cómo abordar el tema, cualquier colección de preguntas sexualmente íntimas, que se pueden encontrar en sitios de relaciones, podrían aportar algunas ideas.

Ignorar el mito de la espontaneidad: Una idea que daña nuestra vida sexual es creer que, si se aman, el deseo debería aparecer de la nada, lo que lleva al sexo caliente y espontáneo. Resulta que un pequeño porcentaje experimenta el llamado deseo espontáneo, y el resto tiene un deseo que responde al contexto, como materiales eróticos, un susurro sexy u olores sensuales. Imaginar tales cosas puede aumentar el deseo.

Aumentar la novedad y el juego (no solo en el dormitorio): La imaginación es crucial cuando se trata de generar ideas. Se ha demostrado que las actividades novedosas, sorprendentes y desafiantes aumentan el deseo y la satisfacción sexual. Sean creativos y jueguen. Vayan a un bar y pretendan que se están conociendo por primera vez, o si van a una pequeña aventura a una tienda de juguetes sexuales, en persona o en línea, lo que importa es jugar y reírse.